César Acuña: en Perú lo multan, en España se la pasan de taquito

La Universidad Complutense de Madrid se lava las manos sobre las irregularidades encontradas en la tesis de César Acuña: “ya no tenemos nada más que decir,  eso sigue otro curso”.

Ha pasado más de un mes desde que -el 1 de agosto- una denuncia penal fuese interpuesta en un juzgado de Madrid en contra de César Acuña Peralta, y nada ha ocurrido. Es más, para indignación del denunciante, Miguel Gallardo, presidente de APEDANICA, la Fiscalía Provincial de Madrid dice no tener conocimiento de la misma. El origen de la denuncia es la acusación de plagio de la tesis doctoral, sustentada por Acuña el año 2009 en la Universidad Complutense de Madrid. 

Es penal, pero no hay castigo

Según Miguel Gallardo, lo ocurrido con su denuncia denota “incompetencia” y en una queja presentada ante la fiscalía manifiesta: “el hecho de que el fiscal jefe José Javier Polo, diga que no tiene la denuncia de APEDANICA, o no la encuentre, un mes después de haberla presentado, cuando sé que el juzgado instructor se la ha trasladado, resulta tan grave que solicitamos se inspeccione todo cuanto pueda aclarar la situación”.

Según la oficina de Prensa de la Fiscalía Provincial de Madrid, si el fiscal Polo desconoce la denuncia penal en contra de Acuña podría deberse a que agosto -por las vacaciones de verano en España- es un mes ‘inhábil’, y el trámite de la misma se habría iniciado el 1 de septiembre. Sin embargo, según los plazos procesales del Colegio de Abogados de Madrid, “todos los días y horas del año serán hábiles para la instrucción de las causas criminales”. Y una denuncia penal es una causa criminal.

La Complutense ya no juega

Por su parte, la investigación de plagio del excandidato a la presidencia de Perú, tampoco ha avanzado en la Universidad Complutense de Madrid (UCM). La oficina de prensa de la universidad manifiesta: “no tenemos nada más que decir respecto al caso de César Acuña, eso ya sigue otro curso”. Sin embargo no supieron decirme cuál era ese “otro curso”.

Recordemos que a finales de julio pasado, la UCM publicó una resolución en la que afirmaba que según el informe elaborado por el Vicerrectorado de Tecnologías de la Información, “la Tesis doctoral analizada incurre en deficiencias e irregularidades al incorporar, en algunas partes, textos sin aplicar los criterios de citación y de reconocimiento de la autoría ajena que son exigibles en la metodología científica”.

Y agrega: “Considerando que tales deficiencias e irregularidades pudieran ser determinantes de que la Tesis del Sr. Acuña careciera del requisito de originalidad exigido por la legislación universitaria, la Comisión insta al Rector a iniciar un procedimiento de revisión de oficio, en el que se habrá de recabar informe del Órgano Consultivo Autonómico, cuyas conclusiones serán vinculantes para la Universidad”.

En conversación telefónica el vicerrector de Tecnologías de la Información de la UCM, Luis Hernández Yáñez, manifestó: 

El título de doctor de Acuña ya ha sido revocado. 

– ¿Revocado? 

– Revocado. 

– Pero si se estaba esperando el fallo del Órgano Consultivo de la Comunidad de Madrid, ¿ya ha sido emitido? 

(en ese momento Hernández buscó la resolución en su ordenador y corrigió su respuesta.)

– El asunto está ahora en manos de la Secretaría General de la universidad, yo no sé nada más del caso.

Dicha oficina está cargo de Matilde Carlón Ruíz, lamentablemente, debido a sus constantes reuniones de trabajo, comunicarme con ella ha sido imposible. Hace unos días le envié un correo electrónico, pero tampoco he recibido respuesta. Al parecer la ley de transparencia a la que están sujetas las administraciones públicas españolas no siempre es acatada.

Investigadores fauleados

Otro aspecto que despierta suspicacias es que la resolución de la UCM del 29 de julio de 2016, “insta al Rector a iniciar un procedimiento de revisión de oficio, en el que se habrá de recabar informe del Órgano Consultivo Autonómico”. Sin embargo, ¡oh sorpresa!, el Órgano Consultivo Autonómico se encontraba disuelto desde diciembre de 2015. “A pesar de la encomiable y rigurosa labor que ha desempeñado y con el fin de racionalizar la Administración con un menor coste para los ciudadanos, se decide suprimir el Consejo Consultivo de la Comunidad”.

El 28 de diciembre se publicó la ley que disolvía el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid y el 19 de enero de 2016 se publicó el Reglamento de Organización y Funcionamiento de la Comisión Jurídica Asesora de la Comunidad de Madrid (que releva al Consejo Consultivo) y en lo referente a las consultas de universidades públicas señala: “los dictámenes se solicitarán por sus rectores y se cursarán a través del Consejero competente en materia de universidades”.

Según la oficina de prensa de las consejerías de Educación, Juventud y Deporte, y la Dirección General de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid: “no hemos recibido ninguna comunicación de la UCM de ningún tipo relacionada con el señor César Acuña, además, la Comunidad de Madrid está al margen de las cuestiones académicas de las universidades públicas”. O sea, ¿quién tiene la pelota ahora?

Indecopi centra y ataca

La opacidad de la Universidad Complutense de Madrid y de las instancias consultadas, choca con las sanciones impuestas en Perú en contra de César Acuña. El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) ha multado a Acuña con el pago de 5 unidades impositivas tributarias (UIT) por “violación de derechos de autor”, debido al plagio de las tesis de la UCM y de la Universidad de los Andes de Colombia.

Además, Acuña también tendrá que pagar otras 5 UIT por atribuirse tanto la autoría, como la coautoría del libro de Otoniel Alvarado Oyarce, “Política Educativa-concepto, reflexiones y propuestas”. La Universidad César Vallejo encargada de la edición de las publicaciones alteradas deberá pagar 18 UIT. “Cabe precisar que esta resolución podrá ser apelada”, señala Indecopi.

Pero, incluso cuando César Acuña es hallado culpable y multado, logra salir poco perjudicado de la situación. Qué será para el hombre de “la plata como cancha”, pagar de su bolsillo 10 UIT. Según la SUNAT, en su página de Índices y Tasas 1 UIT esta valorada en 3.950 nuevos soles, con lo cual Acuña deberá pagar 39.950 nuevos soles (10.476 euros) por apropiarse de la creación intelectual de otras personas, lo cual le ha servido para obtener títulos y acreditar competencias que no tendría. Por ahora la está sacando barata.

Enlaces de interés:

¿Corrupción universitaria internacional? César Acuña y la Universidad Complutense de Madrid en entredicho

César Acuña y el don de la ubicuidad

Desmontando a César Acuña, candidato a la presidencia del Perú

Una más de Acuña ‘el vivo’

A confesión de parte, relevo de prueba

Por si la Universidad Complutense de Madrid necesita más pruebas para tomar una decisión en el caso de César Acuña, dejo por aquí este fragmento del programa “El valor de la Verdad”, en el que el ‘doctor’ Acuña admite el plagio de su tesis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s