KFC vende más que el sushi en Barcelona, Pelona

¡¡Flash informativo!!!

Según cifras dadas a conocer por la la ONPE hoy miércoles 8/06/2016, PPK obtuvo en Barcelona, el 57% de los votos válidos; Keiko Fujimori el 42%. Según la encuesta a boca de urna realizada y publicada por este blog hace 24 horas, PPK obtuvo 58% y Keiko 42% (ver captura de pantalla ONPE más abajo). No tuve la metodología de las grandes encuestadoras a mi disposición, sólo la sinceridad de mi trabajo. A veces, sólo hace falta escuchar a la calle.

En la primera vuelta electoral de la presidenciales de Perú, Keiko Fujimori arrasó en votos en Catalunya. Yo no entendía cómo el fujimorismo, podía traspasar fronteras con tanta contundencia.  Quise hacer una investigación, un estudio. Clamé: “¡señora Villarán haga algo!”, pero nada. Este último domingo durante la segunda vuelta electoral le pregunté a mis compatriotas su intención de voto y sus razones. Y me llevé más de una sorpresa. 

 “¡Pachamanca de dos sabores, caserita!”

Solo llegar al Palau Sant Jordi, pabellón multifuncional donde votaban los peruanos residentes en Barcelona, recibí una bofetada de peruanidad. Tamales con su cebollita, cebiche, humitas, arroz con leche combinado con mazamorra morada, chicha de jora, chicha morada, canchita, chocolates sublime, doña pepa y cuá-cuá, eran ofrecidos a todo paladar nostálgico que se quisiera entregar a la fiesta de sabores.

Tanta comida me hizo pensar que todo encajaba. No es trivial que una semana antes del proceso, cuando la ley impide la difusión de encuestas, las redes sociales se llenen de mensajes donde los candidatos sean mencionados con nombres de comida y sus cifras de aceptación, aparezcan como el supuesto precio de venta de dichos platos. En estas elecciones, Keiko ha ido del maqui al sushi y PPK, debido a su pasaporte norteamericano, del pollo a la hamburguesa de conocidas transnacionales.

Pero yo había ido a trabajar y no podía dedicarme a satisfacer deseos. En España, según cifras del Consulado en Madrid, 128.096 peruanos están inscritos en el padrón electoral, de ellos 33.000 votan en la Comunidad Autónoma de Catalunya, que es donde vivo. Aquí en la primera vuelta sólo votaron 15.000 personas, de ellas 4.500 lo hicieron a favor de Keiko Fujimori, 2.500 a favor de PPK, 1.500 a favor de Verónika Mendoza y el resto, 6.500, votaron por los otros candidatos, pero sobre todo el voto fue en blanco y vacío.

¡Mi no entender!

Aquellos resultados sembraron en mí, una gran curiosidad. ¿Cómo es que los largos tentáculos del fujimorismo cruzan el mar y llegan a estas tierras, donde los inmigrantes peruanos han podido conocer otra realidad y han tenido la oportunidad de comparar distintas formas de gobierno?. ¿Cómo es que mis compatriotas no recuerdan los asesinatos, las esterilizaciones masivas, la corrupción, la droga en el avión presidencial, la droga en la empresa del hijo del ex-presidente, al ex-presidente condenado y preso por delitos de lesa humanidad?.

¿Cómo es que no recuerdan el irregular pago de los estudios y la manutención en el extranjero de los 4 vástagos Fujimori?. ¿Qué saben y cómo degluten las denuncias presentes en contra de Keiko? y, ¿cómo pueden ir derechitos a la hoguera y aplaudiendo?. Todas estas interrogantes me llevaron a pensar que los fujimoristas son fanáticos. No puedo atribuir sus votos exclusivamente a la ignorancia, si bien es cierto un buen número de ellos no tiene un buen nivel de instrucción, esta campaña me ha hecho conocer a otros, que a pesar de masters y doctorados también comulgan con esta ‘ideología’.

Al fanatismo también habría que sumarle el asistencialismo, la desinformación y manipulación generadas por la concentración de medios de comunicación, cosa que permite enmascarar y retorcer la verdad. Además también está la poca presencia del Estado en las zonas más abandonadas del país y la falta de una escuela pública de calidad. Pensé en hablar con un sociólogo para que me desgranase el asunto, sin embargo, nada como acercarse a la calle y preguntar, y qué mejor oportunidad que la segunda vuelta.

¡Hágase la luz!

Y como de iluminaciones también va la cosa, en la cita catalana no faltó el grupo evangélico, recordemos la amistad de la candidata con el pastor Alberto Santana, que desparrama odio contra el colectivo LGTB. Entre cánticos y oraciones se pretendía que las bendiciones fueran derramadas sobre los corazones de todos los votantes y decidieran que Keiko es la mejor.

Resultados oficiales de ONPE en Barcelona

ONPE Segunda Vuelta 2016 Resultados Barcelona

Según mi encuesta a boca de urna, el 46% de los entrevistados (18) manifestaron que habían votado o votarían por PPK; el 33,3% (13) por Keiko y 20,5% (8) estaban indecisos. Si sólo contamos los votos validos, el resultado obtenido por este blog, es prácticamente el mismo que el de la ONPE. Según la Oficina Nacional de Procesos electorales, en Barcelona, PPK obtiene el 57% y Keiko el 42%. Según mi encuesta, PPK obtiene el 58%, y Keiko el 42%.

!A ver si PPK nos hace el milagrito! 

Como colofón, es justo mencionar la falta de civismo de los compatriotas, tanto en la primera como en la segunda vuelta, la fotografía -lamentablemente- ha sido la misma. Tachos de basura llenos hasta los topes, contenedores plásticos de toda la comida vendida, cubiertos, servilletas, vasos, y papeles de propaganda tirados por doquier, incluso en las fuentes que adornan el lugar.

full-elecciones-2016-barcelona-palau-sant-jordi-basura.png

Debo mencionar que he ido a más de un mega concierto en el Palau Sant Jordi, el último hace dos semanas, cuando Coldplay congregó a 55.000 personas en el Estadio Olímpico y eso no generó ni el 1% de la basura dejada este domingo.

A ver si PPK en verdad hace el ‘milagrito’ y comenzamos a cambiar un poco de mentalidad, y dentro de poco, podamos decir con toda legitimidad: ‘¡Cómo has cambiado, pelona!’. Manida frase del acervo cultural peruano, popularizada por Nicomedes Santa Cruz, en su famoso poema ‘La Pelona’ . Como recordaremos, esta frase fue empleada por Keiko y PPK para lanzarse puyas en los debates presidenciales.

 

Keiko Sofía Fujimori y la conexión sueca

keiko e hijas 2

(Foto: Keiko Fujimori)

El último debate presidencial peruano parió una primicia. El descanso maternal en el país que dejé hace 15 años,  es de 500 días, por lo menos así fue para Keiko Sofía Fujimori, y así se lo replico iracunda e indignada la propia candidata a Pedro Pablo Kuczynski (PPK), su contrincante en la segunda vuelta electoral. O será que Keiko es sueca. 

( Este blog también fue publicado en LaMula.pe https://redaccion.lamula.pe/2016/06/03/si-no-te-llamas-keiko-sofia-fujimori-no-tendras-los-500-dias-de-descanso-por-maternidad-que-ella-tuvo/redaccionmulera/)

Embarazos hay

Quedarme embarazada fue el evento más feliz de mi vida. Cinco años antes había dejado mi país y mi carrera como periodista -en la televisión peruana (Canal N) y corresponsal de un grupo de diarios mexicanos (Grupo Milenio)- para emprender un nuevo proyecto, vivir en pareja y formar una familia, mi reloj biológico gritaba que ya era la hora “D”.

Keiko Fujimori también escuchó la llamada de la maternidad, ella tiene dos hijas que han saltado más de una vez en la campaña electoral y casi siempre para victimización de la candidata. Así fue el último domingo cuando PPK -como cualquier peruano que se respete- le increpó que durante sus 5 años como parlamentaria había faltado al ‘trabajo’ 500 días.

 

debate-presidencial-2016-keiko-fujimori-ppk

(Foto: perunoticias.net)

La candidata redondeo sus rasgados ojos y espetó que esos días correspondía a licencias por estudios y por bajas maternales debido al nacimiento de sus dos hijas. Pero olvido mencionar que el 2010 -según información consignada en el JNE- también se tomo ‘unos días’ para la campaña presidencial del 2011.

Según la hoja de vida de la candidata, del 2004 al 2008 Keiko hizo una maestría en Administración de Empresas en la Universidad de Columbia de Nueva York, maestría que tarda en realizarse de 2 0 3 años si el estudiante le dedica sólo medio tiempo, sin embargo  la candidata se libró de su trabajo parlamentario para poder dedicarse a ella por completo.

En defensa de Keiko es pertinente señalar que su primera hija, Kyara Sofía nació el año 2007, aquí se le cruzaba la maestría y sus labores de madre y claro todo se complica, por eso siguió faltando al trabajo. Dos años después la cosa se puso peluda, el 2009 nació su segundo hija, Kaori Marcela, y reanudar sus labores le fue imposible.

Las ausencias de Keiko son perfectamente explicables y entendibles, toda madre quiere estar el máximo de tiempo con sus bebes, alimentarlos, cuidarlos, escuchar sus primeras palabras en vivo y en directo, ser participe de sus primeros logros, sin embargo no todas tenemos la suerte de la candidata.

Cuando mi hija nació, yo era propietaria de un pequeño negocio en Catalunya, lo cual significa que estaba inscrita en el régimen de autónomos, que es el estatus en el que te inscribes para desarrollar tu actividad y cotizar a la seguridad social para tener atención médica y una exigua pensión de jubilación.

Como autónoma dependía de mi misma para pagarme el sueldo, así que trabajé hasta unas horas antes de dar a luz y sólo pude tomarme 5 días de descanso después del parto. Los pequeños empresarios en Europa no somos ricos, ni podemos darnos el lujo de pagar mucho personal, así que intentamos -incluso- no enfermar para no generar pérdidas.

Keiko y Suecia

Keiko Sofía Fujimori, al igual que su padre, podría no haber nacido en el Perú. Ella bien podría ser sueca, la baja maternal de 500 días la delata, pues es en ese país del norte de Europa donde los descansos por maternidad se ajustan a sus afirmaciones.  Allí madre y padre comparten 480 días de descanso por nacimiento de un hijo.

Los primeros 390 días de descanso ambos progenitores perciben el 80% de su salario, además el padre tiene la obligación de tomarse al menos 70 días de descanso a partir del nacimiento de la criatura. Otra hipótesis es que Keiko, sea noruega, aunque allí sólo habría tenido 392 días de descanso.

En el pequeño reino, el descanso por maternidad es de 392 días compartidos también con el padre, pero la madre debe tomarse 21 días antes del parto y 42 días después. Durante 56 semanas de descanso ambos perciben el 80% de su sueldo y las restantes 46, el 100%. En Noruega el padre tiene derecho, no obligación, a otros 70 días de descanso pagado.

Maternidad en el resto de Europa

En el viejo continente no hay unidad de criterio en cuanto a los descansos maternales, pero varios de los países que la integran -según Save de Children- están entre los 10 mejores para tener hijos. Y son los territorios más al norte de Europa, pequeños, ricos y con políticas sociales proteccionistas, los que encabezan la lista.

En España, que es donde vivo, los permisos por maternidad y paternidad son de 112 días para la madre, cobrando el 100% de su sueldo, y 15 para el padre. De las 16 semanas de descanso, las 6 primeras son obligatorias para la madre, mientras que las 10 restantes pueden repartirse entre ambos progenitores.

En Austria el descanso por maternidad es de 112 días, percibiendo el 100% del salario. Curiosamente en este país el padre tiene más días de descanso que la madre, pues a él se le conceden de 1 a 3 años de permiso, cobrando un porcentaje de la nómina durante un año o 436 euros al mes durante 3 años.

En Islandia ambos progenitores tienen 90 días de descanso, más otros 90 repartidos entre la madre y el padre, en Rumanía el descanso para la madre y el padre es de 126 días cada uno. Ambos países igualan en derechos la maternidad y la paternidad.  Irlanda también se acerca a la paridad, de los 182 días que otorga 112 pueden ser compartidos con el padre.

Un modelo no igualitario que beneficia a madre y padre es el de Finlandia. En el país con la calificación más alta en la prueba de educación Pisa, la madre tiene derecho a 105 días de permiso y el padre a 18, aunque desde el día del parto ambos pueden compartir 58 días más.

En las antípodas se encuentran Holanda, con 112 días de descanso para la madre y sólo 2 para el padre;  y Rusia, que sólo otorga 140 días a la madre. Portugal, por su parte, da entre 120 y 150 días a la madre y 15 al padre. Polonia entre 112 y 126 días a la madre y 14 al padre. Bélgica, 105 días a la madre y 10 al padre.

Lituania también tiene una legislación favorable a la maternidad pues permite 2 años de descanso a la madre. Durante el primer año percibe el 100% de su salario y durante el segundo, el 80%; y al padre le da 30 días de descanso. Liechtenstein con sólo 56 días de descanso para la madre, es el país de Europa con menos permiso maternal.

Malta otorga 98 días a la madre y 2 al padre. Alemania estipula el mismo descanso para la madre, repartidos en 42 son antes del parto y 56 después del mismo; durante el primer año madre y padre cobran el 67% del sueldo con un tope de 1800 euros, además de otras ayudas, entre las que se incluye una pensión para la criatura hasta la mayoría de edad.

En Suiza y Turquía, la madre tiene 112 días y el padre 3, en Dinamarca el descanso es de 1 año a repartir entre la madre y el padre, en Reino Unido la madre tiene 273 días  y el padre de 14 a 28 días. En Italia la madre tiene 154 días y el padre 91, en Luxemburgo la madre tiene 112 días, en Polonia la madre tiene entre 112 y 126 días y el padre 14.

Ucrania otorga 126 días a la madre, República Checa 196, en Letonia la madre tiene 112 días y el padre 10, en Bielorrusia la madre tiene 126 días, en Bulgaria la madre tiene 2 años, el primer año cobra el 100% del sueldo y el segundo el salario mínimo; en este país el padre o abuelo pueden acogerse a los derechos de la madre en lugar de ella.

En Hungría la madre tiene 168 días y el padre 5, en Albania la madre tiene 1 año de descanso. Letonia otorga 112 días a la madre y 10 al padre, Chipre 112 días a la madre, Eslovenia 84 días a la madre y 11 al padre. La Unión Europea intenta implantar políticas de conciliación familiar, pero en el tema de la maternidad aún hay mucho por ‘conciliar’

Los padres no se quedan en casa

Aunque cada vez los hombres tienen más conciencia de su responsabilidad como padres, en Europa, son pocos los disfrutan el descanso maternal más allá de 15 días, esto podría ser porque las mujeres -sin importar su cualificación ni puesto de trabajo-   perciben un sueldo más bajo. Ellas cobran 16,4 % menos que sus parejas o esposos.

Situación diferente se vive al norte de Europa, allí los padres se acogen en mayor cantidad a los permisos por paternidad y eso no es de extrañar, pues es en esos países donde las normas laborales son más flexibles, los salarios más elevados, y las ayudas que el Estado proporciona por el nacimiento de un hijo también son mayores.

La Organización Internacional del Trabajo y la maternidad

Proteger a la mujer trabajadora durante el embarazo y después del parto fue en 1919 una de las preocupaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para ello propuso la primera norma al respecto, la misma que fue revisada en 1952. En la actualidad la OIT prevé una licencia mínima de 12 semanas para la madre, aunque recomienda subir a 14.

El convenio también establece que en todos aquellos países en los que la Seguridad Social concede prestaciones pecuniarias, las mismas “no deberán ser inferiores a dos tercios de los ingresos asegurados anteriores, sin perjuicio del pleno goce de las prestaciones médicas”. Lamentablemente no prevé ninguna prestación en los países que no la brinden.

Actualmente sólo 120 países dan cumplimiento a la licencia mínima de 12 semanas estipulada por la OIT; de éstos, 62 otorgan licencias de una duración de 14 semanas o superior. En sólo 31 países la duración de la licencia legal de maternidad es inferior a 12 semanas.

¿Y en el Perú cómo es la nuez ?

Keiko parlamentaria

(Foto: wikipedia.org)

Si no te llamas Keiko Sofía Fujimori y tu padre no es un ex presidente que huyo del país con 6000 millones de dólares bajo el brazo, aunque tengas dos hijas, tú no tendrás los 500 días de descanso que tuvo la ex parlamentaria, sólo tendrás -desde finales del 2015-  98 días, además del pago de un subsidio por el total de los días de baja maternal. Antes del 2015 el descanso y el pago era sólo por 90 días.

Según la ley a prestación económica recibida por cualquier empleada del sector público y privado se calcula promediando sus dos últimas nóminas y multiplicándola por cada día de descanso. Actualmente, en el caso de cualquier trabajadora, la multiplicación es por 98, mientras que en el caso de Keiko fue por 500 días, porque según ley se paga el sueldo durante todo el descanso maternal.

Durante el periodo en el que Keiko Fujimori fue congresista,  su ingreso mensual -sólo en concepto de sueldo- era de 15.600 soles multiplicado por 16 pagas al año. Por la baja maternal que según ley en Perú se paga durante todo el tiempo de descanso, Keiko Fujimori habría cobrado 327.000 soles, unos 100.000 dólares. Durante su paso por el Congreso peruano la hija del dictador, acusado por delitos de lesa humanidad, habría cobrado del Estado -sólo en concepto de sueldo- la cantidad 998.400 soles, algo más de 300.000 dólares.
 

Este blog fue bublicado en La Mula.pe
https://redaccion.lamula.pe/2016/06/03/si-no-te-llamas-keiko-sofia-fujimori-no-tendras-los-500-dias-de-descanso-por-maternidad-que-ella-tuvo/redaccionmulera/

 

 

Ser pobre en una crisis de laboratorio: tu miseria es parte del plan

El 10% de la población mundial posee el 86% de los recursos del planeta, mientras que el 70% más pobre sólo posee el 3%.

El sueño americano, el de la casa con jardín, auto a la puerta, sonrosados niños corriendo tras el perro, y mujer que cual reina de belleza despide al atlético esposo que marcha feliz a trabajar, se ha roto. Los que detentan el poder en los países desarrollados han destrozado el espejo en el que buena parte mundo se miraba.

Acabo de ver un documental en el que Noam Chomsky, lingüista, filósofo y activista, que pone de manifiesto todas las argucias del establishment norteamericano para desbaratar la posibilidad de crecimiento de la clase trabajadora de ese país y al mismo tiempo dominarla y hacer con ella lo que les dé la gana.

El documental explica como el sueño americano se ha convertido en la pesadilla de ese país, pero todo es absolutamente extrapolable. Las tácticas de dominio y la supremacía del poder económico son pan de cada día y nosotros, el pueblo llano, vamos directo al matadero y aplaudiendo porque somos todos parte del ‘avance’.

El preclaro cerebro de Chomsky y su sencillez para explicar realidades complejas, nos reafirma que la crisis económica, humanitaria y de valores que vivimos, tiene causa y alimento en la codicia, en el objetivo insaciable de acumular riqueza y de ser parte de una cúpula cada vez más acaudalada y selecta.

Así las cosas la clase trabajadora y la clase media son un problema, por eso hay que enfrentarlos entre ellos e impedir su organización en sindicatos o asociaciones y que los partidos políticos que las representen puedan llegar al poder. También hay que entorpecer su acceso a la educación.

Desarticular y obstaculizar la implementación de escuelas y universidades públicas de calidad, así como de una sanidad que atienda a todos por igual, es el objetivo de los que pretenden la proliferación de mano de obra barata. Los que mandan saben que la ignorancia y la necesidad son ingredientes que alimentan al sistema.

Si los pueblos no se organizan no hay esperanza. Que los ciudadanos tomen las riendas es el mayor temor de los que mueven los hilos, por eso movilizaciones como el 15M, que el 2011 ocupó las plazas de España, con acampadas de gente iniciando un movimiento asambleario, no son agradables a sus ojos.

Tampoco les agradan las protestas llevadas a cabo en Francia, donde los jóvenes salieron a manifestarse en contra de la reforma laboral que facilita los despidos, rebaja las indemnizaciones, y da prioridad a los acuerdos entre el comité sindical y cada empresa, tumbándose las organizaciones generales de trabajadores.

Si los pueblos no se organizan no hay esperanza. Si como en Perú el lacayo profesa la ideología del ‘amo’ estamos perdidos. Si como en el Perú seguimos optando por quien roba pero hace obra, estamos perdidos. Si en el Perú los planes de gobierno no interesan y la irracionalidad toma decisiones, también estamos perdidos.

En las últimas elecciones peruanas Keiko Fujimori no ganó, muchos votaron por el ‘mal menor’. Entre una presidenta vinculada al narcotráfico, mejor un presidente cuyo pecado -conocido- es haber negociado un mal precio para la exportación del gas y tener tratos con empresas extranjeras que podrían no convenir al Perú.

Pero me pregunto y sé que no soy la única, ¿cuándo podrá el Perú votar por el mejor candidato? ¿cuándo tendremos la educación y la sensibilidad suficientes para salvar al país de la mediocridad? Lamentablemente luego de ver a Chomsky creo que las cosas están muy peludas para ‘el bien común’ y no sólo en nuestro país.