César Acuña: en Perú lo multan, en España se la pasan de taquito

La Universidad Complutense de Madrid se lava las manos sobre las irregularidades encontradas en la tesis de César Acuña: “ya no tenemos nada más que decir,  eso sigue otro curso”.

Ha pasado más de un mes desde que -el 1 de agosto- una denuncia penal fuese interpuesta en un juzgado de Madrid en contra de César Acuña Peralta, y nada ha ocurrido. Es más, para indignación del denunciante, Miguel Gallardo, presidente de APEDANICA, la Fiscalía Provincial de Madrid dice no tener conocimiento de la misma. El origen de la denuncia es la acusación de plagio de la tesis doctoral, sustentada por Acuña el año 2009 en la Universidad Complutense de Madrid. 

Es penal, pero no hay castigo

Según Miguel Gallardo, lo ocurrido con su denuncia denota “incompetencia” y en una queja presentada ante la fiscalía manifiesta: “el hecho de que el fiscal jefe José Javier Polo, diga que no tiene la denuncia de APEDANICA, o no la encuentre, un mes después de haberla presentado, cuando sé que el juzgado instructor se la ha trasladado, resulta tan grave que solicitamos se inspeccione todo cuanto pueda aclarar la situación”.

Según la oficina de Prensa de la Fiscalía Provincial de Madrid, si el fiscal Polo desconoce la denuncia penal en contra de Acuña podría deberse a que agosto -por las vacaciones de verano en España- es un mes ‘inhábil’, y el trámite de la misma se habría iniciado el 1 de septiembre. Sin embargo, según los plazos procesales del Colegio de Abogados de Madrid, “todos los días y horas del año serán hábiles para la instrucción de las causas criminales”. Y una denuncia penal es una causa criminal.

La Complutense ya no juega

Por su parte, la investigación de plagio del excandidato a la presidencia de Perú, tampoco ha avanzado en la Universidad Complutense de Madrid (UCM). La oficina de prensa de la universidad manifiesta: “no tenemos nada más que decir respecto al caso de César Acuña, eso ya sigue otro curso”. Sin embargo no supieron decirme cuál era ese “otro curso”.

Recordemos que a finales de julio pasado, la UCM publicó una resolución en la que afirmaba que según el informe elaborado por el Vicerrectorado de Tecnologías de la Información, “la Tesis doctoral analizada incurre en deficiencias e irregularidades al incorporar, en algunas partes, textos sin aplicar los criterios de citación y de reconocimiento de la autoría ajena que son exigibles en la metodología científica”.

Y agrega: “Considerando que tales deficiencias e irregularidades pudieran ser determinantes de que la Tesis del Sr. Acuña careciera del requisito de originalidad exigido por la legislación universitaria, la Comisión insta al Rector a iniciar un procedimiento de revisión de oficio, en el que se habrá de recabar informe del Órgano Consultivo Autonómico, cuyas conclusiones serán vinculantes para la Universidad”.

En conversación telefónica el vicerrector de Tecnologías de la Información de la UCM, Luis Hernández Yáñez, manifestó: 

El título de doctor de Acuña ya ha sido revocado. 

– ¿Revocado? 

– Revocado. 

– Pero si se estaba esperando el fallo del Órgano Consultivo de la Comunidad de Madrid, ¿ya ha sido emitido? 

(en ese momento Hernández buscó la resolución en su ordenador y corrigió su respuesta.)

– El asunto está ahora en manos de la Secretaría General de la universidad, yo no sé nada más del caso.

Dicha oficina está cargo de Matilde Carlón Ruíz, lamentablemente, debido a sus constantes reuniones de trabajo, comunicarme con ella ha sido imposible. Hace unos días le envié un correo electrónico, pero tampoco he recibido respuesta. Al parecer la ley de transparencia a la que están sujetas las administraciones públicas españolas no siempre es acatada.

Investigadores fauleados

Otro aspecto que despierta suspicacias es que la resolución de la UCM del 29 de julio de 2016, “insta al Rector a iniciar un procedimiento de revisión de oficio, en el que se habrá de recabar informe del Órgano Consultivo Autonómico”. Sin embargo, ¡oh sorpresa!, el Órgano Consultivo Autonómico se encontraba disuelto desde diciembre de 2015. “A pesar de la encomiable y rigurosa labor que ha desempeñado y con el fin de racionalizar la Administración con un menor coste para los ciudadanos, se decide suprimir el Consejo Consultivo de la Comunidad”.

El 28 de diciembre se publicó la ley que disolvía el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid y el 19 de enero de 2016 se publicó el Reglamento de Organización y Funcionamiento de la Comisión Jurídica Asesora de la Comunidad de Madrid (que releva al Consejo Consultivo) y en lo referente a las consultas de universidades públicas señala: “los dictámenes se solicitarán por sus rectores y se cursarán a través del Consejero competente en materia de universidades”.

Según la oficina de prensa de las consejerías de Educación, Juventud y Deporte, y la Dirección General de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid: “no hemos recibido ninguna comunicación de la UCM de ningún tipo relacionada con el señor César Acuña, además, la Comunidad de Madrid está al margen de las cuestiones académicas de las universidades públicas”. O sea, ¿quién tiene la pelota ahora?

Indecopi centra y ataca

La opacidad de la Universidad Complutense de Madrid y de las instancias consultadas, choca con las sanciones impuestas en Perú en contra de César Acuña. El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) ha multado a Acuña con el pago de 5 unidades impositivas tributarias (UIT) por “violación de derechos de autor”, debido al plagio de las tesis de la UCM y de la Universidad de los Andes de Colombia.

Además, Acuña también tendrá que pagar otras 5 UIT por atribuirse tanto la autoría, como la coautoría del libro de Otoniel Alvarado Oyarce, “Política Educativa-concepto, reflexiones y propuestas”. La Universidad César Vallejo encargada de la edición de las publicaciones alteradas deberá pagar 18 UIT. “Cabe precisar que esta resolución podrá ser apelada”, señala Indecopi.

Pero, incluso cuando César Acuña es hallado culpable y multado, logra salir poco perjudicado de la situación. Qué será para el hombre de “la plata como cancha”, pagar de su bolsillo 10 UIT. Según la SUNAT, en su página de Índices y Tasas 1 UIT esta valorada en 3.950 nuevos soles, con lo cual Acuña deberá pagar 39.950 nuevos soles (10.476 euros) por apropiarse de la creación intelectual de otras personas, lo cual le ha servido para obtener títulos y acreditar competencias que no tendría. Por ahora la está sacando barata.

Enlaces de interés:

¿Corrupción universitaria internacional? César Acuña y la Universidad Complutense de Madrid en entredicho

César Acuña y el don de la ubicuidad

Desmontando a César Acuña, candidato a la presidencia del Perú

Una más de Acuña ‘el vivo’

A confesión de parte, relevo de prueba

Por si la Universidad Complutense de Madrid necesita más pruebas para tomar una decisión en el caso de César Acuña, dejo por aquí este fragmento del programa “El valor de la Verdad”, en el que el ‘doctor’ Acuña admite el plagio de su tesis.

Anuncios

¿Corrupción universitaria internacional? César Acuña y la Universidad Complutense de Madrid en entredicho

Una denuncia penal presentada en España contra el plagio de la tesis doctoral de César Acuña, podría acabar destapando una trama de corrupción universitaria internacional.

Hace unos días se conoció en Perú que César Acuña Peralta ha sido denunciado penalmente en España por un presunto delito de plagio tipificado en el art. 270 del Código Penal. La denuncia también refiere que podrían existir “indicios de corrupción universitaria internacional, desde una universidad pública de Madrid, con todo un magnate de las universidades privadas del Perú”.

La acusación presentada por Miguel Ángel Gallardo Ortíz, perito en plagio complejo y presidente de la Asociación para la Prevención y Estudio de Delitos, Abusos y Negligencias en Informática y Comunicaciones Avanzadas (APEDANICA), además de castigar el plagio de Acuña -que considera “un delito repugnante y perseguible de oficio”- pretende destapar una posible trama de corrupción detrás de este hecho.

Luego que la denuncia se hiciese publica, el hijo de César Acuña, el congresista Richard Acuña,  declaró al diario El Comercio, que su padre no estaba preocupado por la denuncia penal por plagio que afrontaba en España y decía textualmente:“Estamos muy tranquilos, sabemos que, según la legislación española, el delito ya prescribió en el caso de que existiera algún tipo de falta”. Es imperativo precisar, que es lamentable defender a alguien con el argumento de la prescripción de la falta cometida y no con el de la inocencia.

Según el Código Penal español, para que haya delito contra la propiedad intelectual debe obtenerse un beneficio económico con la copia de la creación intelectual de un tercero. El castigo: pena de prisión de seis meses a cuatro años, y multa de doce a veinticuatro meses. La multa a pagar para personas físicas es 2 a 400 euros por día y es el juez quien determina los días de multa y el monto de la misma, que se establece según la capacidad económica de la persona sancionada.

El delito de plagio en España, como bien dice Richard Acuña, prescribe a los 5 años, sin embargo, el código penal español se refiere sólo a obras literarias, artísticas o científicas. Para Gallardo Ortíz, aunque la tesis de Acuña fue presentada el año 2009, el delito de plagio podría no haber prescrito pues se trata de “una investigación de carácter original que habilita para acceder a funciones publicas y privadas, por lo menos aquí en España”.

El congresista Acuña, no contento con defender a su padre con argumentos tan nefastos, ha declarado que el presidente de APEDANICA “es una persona con denuncias y que toma casos solo para tener presencia”. La respuesta de Gallardo Ortíz no se ha hecho esperar, en un documento que me ha hecho llegar a nombre de la entidad que preside, le pide al congresista que “si sabe de alguna denuncia en contra de Miguel Gallardo, o de APEDANICA, la haga publica”.

La respuesta continúa: “Es cierto que APEDANICA y Miguel Gallardo quieren tener presencia, precisamente, para denunciar la corrupción que afecta a todos los doctores, y a nuestra imagen”.  Además revela que han remitido al embajador de España en el Perú, Ernesto de Zulueta Habsburgo-­Lorena, una copia de la denuncia en contra del ex candidato a la presidencia.

En el escrito enviado al embajador, Gallardo Ortíz manifiesta que mientras espera el reparto judicial de la denuncia penal, “también investigamos su posible autoría oculta por ‘negro literario’ o ‘escritor fantasma’ “.  Y es que escuchando la mala dicción y la falta de coordinación de genero al hablar, es muy poco probable que César Acuña haya sido capaz de redactar una sola página de tan sólo el proyecto de tesis.

Otra de las cosas que llama la atención, es la no publicación de la tesis de César Acuña en la página Teseo del Ministerio de Educación de España donde obligatoriamente se registran los doctorados realizados en las universidades españolas. De estar publicada se podría conocer la composición del tribunal presente en la defensa de la tesis y su relación con la posible trama de corrupción universitaria, mencionada por Gallardo Ortíz.

Por otro lado según el la ley española que establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales, cualquier persona que quiera hacer un doctorado en España debe tener un título comprobado emitido por una universidad, “que acredite un nivel de formación equivalente a los correspondientes títulos universitarios oficiales españoles y que facultan en el país expedidor del título para el acceso a enseñanzas de postgrado”. 

Recordemos, que la hoja de vida de César Acuña -que consta en el Jurado Nacional de Elecciones- señala que no tiene estudios secundarios, y recordemos que estos son necesarios para acceder a la enseñanza universitaria. Además, sobre su título de Ingeniero Químico, el  exdecano de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Trujillo -Masahiro Ywanaga Angulo- afirmó que había sido conseguido de manera irregular.

En España, la única referencia formal a la tesis de César Acuña la encontraremos en el catálogo Cisne de la Complutense dentro del catalogo colectivo UCM-AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional). También  podemos encontrar un resumen de la tesis del ex candidato presidencial en la revista de la Universidad César Vallejo, UCV-SCIENTIA que publica un resúmen de la misma.

Gallardo Ortíz también manifiesta que pocas cosas afectan tanto a la imagen de España como el fraude académico en estudios de doctorado y agrega: “Hay universidades privadas que no suspenden a nadie que pague lo que se le pida y cuyos profesores carecen de cualquier representación porque no existe ni claustro ni comité de empresa, como es el caso de la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA)”.

También le expresa al embajador, su temor porque los convenios de la Universidad Complutense con entidades privadas del Perú promuevan el modelo de UDIMA y dice tener algunos indicios que el consejero de Educación competente podría apreciar. “Sin embargo, en el directorio de la Embajada en Lima no encontramos ningún cargo de consejero de Educación por lo que le solicitamos el nombre y medio de contacto con el funcionario competente en relación a la DENUNCIA PENAL que adjuntamos”.

Es preciso mencionar que las afirmaciones de Gallardo Ortiz podrían tener asidero, en la venta de la Complutense a la empresa privada realizada el 12 de enero de 2016.“El Consejo de Gobierno de la universidad permite la entrada, mediante pago, de intereses privados en la práctica totalidad de la vida universitaria”. Esto significa que las empresas decidirían directamente sobre todo lo referente a los planes de estudio y a las titulaciones de una universidad solventada por el Estado español.

Convenio entre la Complutense y la Universidad César Vallejo

En mayo de 2015, la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la Universidad César Vallejo (UCV), firmaron un convenio al que he tenido acceso a través de la oficina de Comunicación e Imagen de la UCV. El convenio rubricado por el exrector de la UCV, Francisco Miro Quesada Rada y por el rector de la UCM, José Carrillo Menéndez, tiene una   duración de 5 años, “automáticamente prorrogables salvo denuncia de una de las partes”.

El  convenio estipula: colaboración en investigación y en áreas de mutuo interés, así como el intercambio de estudiantes y profesores y la realización de cursos y seminarios. Además, señala que “se intercambiará información de interés para ambas partes” y que pactarán anualmente las condiciones económicas de los intercambios. “No obstante ambas universidades procurarán la consecución de recursos externos, tanto de instituciones publicas como privadas para el desarrollo de sus actividades conjuntas”.

Un detalle curioso. Uno de los requisitos que deben cumplimentar los alumnos de la Universidad César Vallejo que postulan a la “Movilidad Académica” -estudiar en el exterior a través de los convenios establecidos- es la “demostración de un talento de identidad cultural peruana (puede ser baile, canto, poema, tocar algún instrumento, manualidad, plato típico, postre, refresco, etc), el cual será presentado por el postulante y dará la información cultural correspondiente”.

El convenio es bastante escueto y aparte de los puntos obvios de un acuerdo de estas características, sería interesante conocer son los anexos, la memoria económica y el detalle de la financiación propia y de terceros, pues en el caso de UCM hablamos de una universidad publica que además de tener exenciones tributarias, como el no pago del (IVA) -el IGV peruano-, también recibe financiación del Estado.

El vínculo existente entre la UCV y la UCM podría ser la causa de la dilación en el reconocimiento y sanción del plagio de la tesis de César Acuña. El 4 de febrero de 2016 saltaron las dudas sobre la originalidad de la tesis doctoral defendida por Acuña, en ese momento la UCM manifestó que realizaría una investigación, y fue recién a mediados de julio cuando la Complutense respiró.

“La Comisión de Doctorado, reunida el pasado 19 de julio, concluye que todos los informes emitidos por los expertos integrantes de la Comisión nombrada por el Rector coinciden en señalar que la Tesis doctoral analizada incurre en deficiencias e irregularidades […] La Comisión de Doctorado de la Universidad Complutense, ha acordado instar al Rector que inicie un procedimiento de revisión de oficio del título de doctor de D. César Acuña”. Sin embargo, con las vacaciones estivales europeas, poco se habría avanzado.

En la página web de la UCV que reseña el convenio, se manifiesta que la firma de este acuerdo, permite que la universidad continúe “marcando la pauta en la internacionalización educativa, que junto a una rigurosa y actualizada malla académica ha llevado a la UCV a ser una de las 7 únicas universidades acreditadas por la CONEAU, (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria de Argentina) “, sin embargo, en la CONEAU, sólo está registrada la carrera de profesor de primaria de la UCV. Con lo cual las afirmaciones de la UCV no son del todo ciertas.

Fieles a César Acuña 

Luego que se levantarán las sospechas sobre el plagio de la tesis de César Acuña, se hizo publico otro plagio, el de la coautoría del libro “Política educativa”, del profesor Otoniel Alvarado Oyarce, al ser reeditado por la UCV el año 2002. En su defensa, César Acuña presentó sendas resoluciones en los que el doctor Sigifredo Orbegoso Venegas, rector de la UCV al momento de la reedición del libro y Eladio Angulo Altamirano, ex secretario general de la UCV, certificaban la existencia de un acuerdo con Alvarado para la reedición del libro.

Días después, tanto Sigifredo Orbegoso como Eladio Angulo, negaron que las firmas de las resoluciones presentadas por Acuña fueran suyas y una vez más el entonces candidato a la presidencia del Perú se hundía en el fango de sus falsedades. En el momento en el que Orbegoso y Angulo declararon, ambos tenían cargos dentro de las universidades de Acuña y el mismo Orbegoso manifestó su temor a perder su puesto, sin embargo, en la actualidad siguen perteneciendo al grupo educativo.

Sigifrido Orbegoso sigue siendo profesor emérito y además, según la oficina de Imagen de la UCV es Rector Emérito de esta casa de estudios, su página de Linkedin confirma esta información, aunque en ella pone Rector de la UCV. Por su parte Eladio Angulo es desde 2008, y sigue siendo, rector de la Universidad Autónoma, integrante del grupo de universidades fundadas por César Acuña.

Cuando se supo del plagio del libro de Otoniel Alvarado -febrero de 2016- el entonces rector de la UCV, Franciso Miro Quesada Rada, renunció a su cargo y Beatriz Merino, alta directiva administrativa de esa casa de estudios, hizo lo propio; por lo menos así lo anunció el diario El Comercio. Sin embargo, en abril de 2016 a través de un vídeo colgado en Youtube se puede apreciar como Beatriz Merino, en su calidad de Presidenta Ejecutiva de la Universidad César Vallejo, da la bienvenida a los estudiantes del nuevo semestre académico.

Habrá que estar atentos al curso de la denuncia penal presentada contra César Acuña en España y si, como ha dejado entrever el denunciante -Miguel Ángel Gallardo Ortíz- se confirma o desmiente la posible trama de corrupción universitaria internacional. Por lo pronto sería útil saber si el rector de la UCM, ha cumplido con la recomendación de la Comisión de Doctorado de la Universidad Complutense publicada en el comunicado emitido por la universidad el 29 de julio de 2016.

La mentada comisión instaba al Rector a iniciar un procedimiento de revisión de oficio, “para recabar informe del órgano consultivo autonómico, cuyas conclusiones serán vinculantes para la Universidad”. El Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, es el superior órgano consultivo del Gobierno y de la Administración autonómica, así como de las corporaciones locales y de las universidades y demás entidades de derecho público de la región,  y en el plagio de la tesis de Acuña, tiene la última palabra.

 

César Acuña y el don de la ubicuidad

1453945573152-cesar-acuna-plagio-quieren-usar-mi-tesis-invalidar
(foto: http://www.radioprimaveratv.com)

“Yo he estudiado la maestría a tiempo completo, no a distancia, ni por cursitos, yo me he dado el gusto de estar acá dos años en esta universidad (Universidad de Lima) de lunes a viernes y sábados por la mañana”. César Acuña ya no sólo es el plagiario de moda, es Dios y posee el don de la ubicuidad, al menos así lo dejo caer ante la pregunta realizada por el periodista Eduardo Guzmán en la VI Conferencia Anticorrupción Internacional organizada por la Contraloría General de la República (Perú).

Según la hoja de vida de César Acuña registrada en el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), el candidato hizo la maestría en la Universidad de Lima de 1995 a 1997 obteniendo según dijo, “el tercer promedio más grande de la historia de la maestría”. Sin embargo el documento también señala, que de 1995 a 1997 Acuña cursó otra maestría en la Universidad de los Andes de Bógota y era gerente general de la Universidad César Vallejo, hace unos días me preguntaba en otro blog, ¿cómo lo hace? y hoy me pregunto ¿cómo pudo con todo a la vez?

Pero estas maestrías paralelas no son el único ejemplo de la ‘divinidad’ de César Acuña, entre 2012 y 2013, realizó un posdoctorado en la Universidad de Santo Tomás de Bogotá. Según me explicó hace unos días el Secretario General de este centro de estudios, Héctor Jaramillo, la figura del posdoctorado en Colombia, es un curso que tiene un año de duración y que sólo da derecho a un certificado de participación, y el candidato también estuvo allí.

César Acuña realizó aquí, de manera presencial, un posdoctorado en Comunicación, Educación y Cultura, que concluyó el 18 de julio del 2013”, palabras de Hector Jaramillo. Pero, y aquí viene la demostración del don divino de Acuña, siempre según su hoja de vida, el candidato fue alcalde de Trujillo del 2007 al 2014, y del 2001 a la actualidad es el Presidente de la Junta de Accionistas de la Universidad César Vallejo. Entonces me vuelvo a preguntar:¿cómo pudo con todo a la vez?

Sin embargo un informe migratorio publicado en La Mula por Gustavo Faverón, desmentiría la presencia regular de Acuña en este curso, y aquí se plantea un intringulis, quién dice la verdad. Si el informe migratorio es cierto, la pelota está ahora en el tejado de Acuña y en el de la Universidad Santo Tomás, o es que el candidato tiene a alguien que lo suplanta, tanto para marcar asistencia a clases, como para sustentar sus múltiples tesis, pues sólo su nefasta oratoria es motivo para desaprobarlo. 

Claro, si tomamos en cuenta que más del 60% de la tesis de la Universidad Complutense es producto de la ‘omisión’, que la tesis de la Universidad de Lima también ha sido hecha con el trabajo de otro autores ‘no citados’, que su presencia no se puede confirmar en todos las universidades en las que dice haber hecho tesis y maestrías – más que nada porque aún no hemos llegado a dominar el espacio – tiempo a nuestro antojo, todo apunta a falsedad y estafa y merece ser motivo de una investigación y castigo, contemplados en los códigos penales de Perú, España y Colombia. 

“Yo creo que el presidente de la República, debería de liderar una cruzada de como tener valores, a este país le faltan valores, por eso mi propuesta no es solamente curar al enfermo ahora, al enfermo hay que curarlo a futuro, por eso he dicho que tenemos que invertir lo más posible en educación” […] “Mi conciencia esta tranquila, no he hecho nada pensando mal a nadie” […] “Ustedes creen que yo tuve la intencionalidad de plagiar la tesis?” Y mi pregunta ahora es: ¿cómo hace para mentir a todo un país y tener la conciencia tranquila? 

Una más de Acuña ‘el vivo’

 

LIB@3_G92271984_1_22174791_3

En medio de toda la tormenta desatada por el descubrimiento del plagio del hombre de la ‘raza distinta’, un pintor amigo, Jorge Castilla Bambarén, se preguntaba en mi muro de facebook, “qué habrá pasado con la denuncia por derechos de autor interpuesta en contra de la universidad de César Acuña, por utilizar el retrato de César Vallejo hecho por Pablo Picasso”. “Investigaré”, fue la respuesta y así lo he hecho.

Universidad César Vallejo façanaEl año 2006, Marina Picasso, nieta del pintor, demandó a la universidad César Vallejo, propiedad de César Acuña (candidato a la presidencia del Perú), por utilizar sin autorización un retrato del poeta que le da nombre al centro de estudios. La nieta del pintor interpusó denuncia ante el Instituto de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual de Perú (Indecopi) y fue representada por la Asociación Peruana de Artistas audiovisuales (APSAV), que se encarga de gestionar los derechos de autor de Picasso en el Perú. 

Según Ilva Villavicencio, Directora General de APSAV, con quien he podido conversar telefónicamente, “en cuanto conocimos del uso indebido del boceto del retrato de César Vallejo realizado por Picasso, enviamos una notificación a la universidad para hacer una inspección, la misma que aceptaron sin poner impedimentos. Además del logotipo que utilizaban, también tenían papelería y otros elementos con la imagen propiedad del pintor, que venían siendo usados”.

Luego de la inspección, se abrió un proceso, los abogados de la universidad intentaron presentar una alegación por ‘usos exceptuados’, pero no pudieron acogerse a ella porque según nos explicó Villavicencio, “esta figura sólo corresponde en caso de citar una obra, como por ejemplo en una crítica periodística, donde se hace uso de la imagen para la nota o el reportaje periodístico, y ese no era el caso de la universidad”.

La denuncia siguió su curso, las investigaciones fueron realizadas, hubo un proceso legal de por medio y éste fue ganado por APSAV. “La universidad acató la sentencia que la conminaba a pagar los derechos de autor por el uso de la obra de Picasso, también pagó una multa y dejaron de utilizar el retrato. Por nuestra parte, les ofrecimos una licencia con tarifa plana para que pudieran continuar utilizando la obra, pero la oferta no fue aceptada”, agrega la Directora General de APSAV.

El boceto de retrato que Picasso realizó del poeta, fue elaborado el 9 de julio de 1938 durante una reunión de un grupo de poetas en la oficina cultural española en París, así consta en “Picasso y Vallejo”, libro del escritor peruano Ernesto More, y estuvo en los claustros de la Universidad César Vallejo por más de 11 años. “Es cierto que la universidad acató la sentencia y pago lo que tenía que pagar, pero debieron haber pedido la licencia antes, la obra del artista visual debe ser respetada”, afirma Ilva Villavicencio.

Antes de la Universidad César Vallejo, fue la academia pre universitaria César Vallejo la que también hizo uso indebido del boceto de Picasso. “Con ellos la cosa fue más sencilla, les notificamos que debían de pagar los derechos de autor y pagaron sin protestar, a ellos también les ofrecimos seguir haciendo uso de la obra pagando una licencia con tarifa plana, pero tampoco aceptaron la oferta”, manifiesta Villavicencio. O sea, uso la obra de otro mientras no me cueste dinerito, muy ‘typical peruvian’.

Sin embargo, la Universidad César Vallejo y la academia pre-universitaria homónima, no son las únicas instituciones que cuentan en su haber con una demanda por uso indebido de derechos de autor. Según Villavicencio, estos no son casos aislados, “en Perú casi todas las universidades y medios de comunicación tienen denuncias por utilizar las obras de diferentes artistas sin pagar por derechos de autor, universidades y medios de comunicación muy serios e importantes”. A quien le caiga el guante que se lo chante, y que vaya pasando por caja.

Desmontando a César Acuña, candidato a la presidencia del Perú

CESAR ACUÑA CONGRESO

CESAR ACUÑA/ Perú21.pe

 

 

Me pregunto como César Acuña Peralta, candidato a la presidencia del Perú, pudo ingresar a la universidad y tener doctorados y posdoctorados realizados en diferentes universidades, tanto peruanas como extranjeras. En la hoja de vida del candidato a la presidencia, consignada en el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), en el apartado “formación académica”, en la línea de educación secundaria dice: “no cuenta con educación secundaria”.

Universidades “como cancha”

Según la hoja de vida del JNE, Acuña, se arroga el título de Ingeniero Químico de la Universidad Nacional de Trujillo, “No expedito” ,  por no contar con los créditos necesarios. Además consta que tiene dos ‘Magísteres’ en Educación en la Universidad de Lima del Perú: “Maestro en Administración de la Educación” (1995- 1997). En el mismo periodo Acuña también habría realizado otro Magíster, en la Universidad de los Andes de Bogotá: “Magíster en Educación Universitaria”, y a la vez era gerente general de la Universidad César Vallejo, uno de los centros de estudios fundado por el mismo.

La Universidad de Santo Tomás de Bogotá también es otro de los centros donde Acuña estudió (2012-2013), allí realizó un “posdoctorado”. Esta tarde, el Secretario General de esta Universidad, Héctor Jaramillo, vía comunicación telefónica, me informó que la figura del posdoctorado en Colombia, es un curso que tiene un año de duración y que sólo da derecho a un certificado de participación, es decir, un seminario largo.

“César Acuña realizó aquí, de manera presencial, un Posdoctorado en Comunicación, Educación y Cultura, que concluyó el 18 de julio del 2013”, palabras textuales de Hector Jaramillo. Lo curioso del caso es que también, según la hoja de vida del JNE, César Acuña fue alcalde de Trujillo del 2007 al 2014, es decir: “¿cómo lo hace? ¿cúal es el negocio?”. Al parecer el candidato no sólo es un prodigio que acumula títulos, Acuña además posee el don de la ubicuidad.

El ‘copy paste’ más largo de la historia

Un capítulo aparte merece el plagio que está siendo investigado en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) . Según la hoja de vida del JNE, Acuña tiene un doctorado de esta casa que realizó en 10 años (1999 al 2009),  digno de los records Guiness. La tesis que le otorgó el doctorado tiene por título: “Competencia docente y rendimiento académico del estudiante de la universidad privada en el Perú”.

Según la presentación de la tesis, la muestra de estudio “estuvo conformada por 802 estudiantes de la Universidad César Vallejo, cuyo promedio de edad fue de 22 años”. Es decir, Acuña habría plagiado una tesis en la que la muestra eran sus propios pupilos. Sin embargo, cabe resaltar que la tesis estuvo dirigida por José Manuel García Ramos, catedrático de la UCM, o sea, ¿ les pasaron el plagio por la guacha? A diferencia de los posibles plagiados, García Ramos aparece citado varias veces en las referencias bibliográficas del autor.

Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica

Hace unos días, Acuña, además de ufanarse de sus varios títulos y de mencionar con orgullo el doctorado de la UCM, del cual en estas horas aciagas parece estar avergonzado -la cuestionada tesis ha sido borrada de su cuenta de Scribd – también se vanaglorió de haber sido condecorado por el Rey de España, Juan Carlos I, con la Real Orden de Isabel la Católica. Esta condecoración fue creada en 1815 por el rey Fernando VII, “por el afecto que sentía hacia los valientes que defendían sus derechos frente a los insurrectos en América”.

Sólo por esta consideración, ningún peruano debería sentirse orgulloso de tal blasón, por dignidad no debería ni aceptarlo, sin embargo el 2008, el año en que Acuña fue ‘galardonado’, lo fueron también Alan García Pérez, el Presidente de los narcoindultos, su esposa Pilar Nores García y hasta Luis Castañeda Lossio, actual alcalde de Lima investigado por delitos de peculado y otras perlas. En 1991 el galardón también le fue concedido a Alberto Fujimori, el Presidente entre rejas. Dios los cría y ellos se arrejuntan.